11. abr., 2022

CARTA ABIERTA AL INSTITUTO.

En este articulo voy a compartir las respuestas que he querido dar al IES donde estudia mi hijo, intentando hacer ver que saturar un expediente lleno de problemas no es la solución más adecuada y que, quizá, solo esforzando un poco el discurso hacia los problemas y no hacia los niños, podríamos hacer surgir avances maravillosos.

Esta carta no es una reclamación, no es una pataleta de papa enfadado. Esta carta solo es un alegato a la comprensión y a crear una narrativa que nos arranque para siempre de sentirnos como un problema. Esta carta es un homenaje a todos esos y esas valientes que cada día luchan contra esos fantasmas ocultos, esos duendes disfrazados de problemas contra los que la lucha es una constante. Una carta a todos los niños y niñas que cada día, con su neuro diversidad, nos hacen ver un mundo mas plural. Este escrito es un alegato a la vida, diversa, única e irrepetible de cada ser.

Estimados profesores y profesoras del IES xxx, Sevilla.

Hoy he recibido diversos comentarios relativos a los malos resultados obtenidos por mi hijo Alejandro de 1ºC en la segunda evaluación, comentarios que he observado no han tenido en cuenta que a pesar de los resultados, Alejandro es un niño con diversas virtudes y capacidades las cuales sería muy útil resignificar.

Aunque entiendo sus motivos, y no descarto su preocupación por el avance y desarrollo de su alumnado, quería señalizar que lejos de lo que ustedes creen, Alejandro es un luchador nato que está demostrando con creces su trabajo incesante sobre ese fantasma que le persigue llamado Déficit de Atención. Últimamente se ha sentido bastante cansado, lo que ha hecho que baje la guardia. Este cansancio esta fortalecido en gran medida por las insistentes alusiones que hacen saturar su problema, enemigo que cada vez se hace mas grande y más complicado de combatir.

Por este motivo he querido escribirles esta carta, sugiriendo un cambio de discurso a la hora de evaluar y hacer observaciones sobre los diferentes resultados, creo que esto sería bueno para ustedes, los niños, las niñas y las familias.

Me he permitido considerar algunas sugerencias sobre sus resultados que quizá puedan servirle de ejemplo y motivar ciertos cambios para un mejor trabajo con los alumnos.

En Matemáticas su profesor dice:

“Alejandro tiene muchas dificultades en matemáticas y en clase está siempre distraído. Además, no ha trabajado lo necesario, es muy difícil que de esta forma pueda superar la asignatura”.

Yo, sin embargo, sugeriría.

“Alejandro sigue su incesante lucha por controlar los números, cifras y fórmulas que se resisten y, alentadas por ese gigante enemigo distractor, hacen una terrible mella en sus resultados. Sabemos que trabaja incesantemente, pero necesitamos aun más esfuerzos, necesitamos de su gran fortaleza para acabar con este enemigo, como aquella vez que terminó aquel examen y estuvimos a punto de ver su triunfo. Sabemos que el enemigo es potente y poderoso, pero si sabemos encontrar las fortalezas de aquella batalla, seguro que hallaremos el camino. Mucha fuerza Alejandro, estamos a tiempo”.

En Lengua Castellana y Literatura le dicen:

“Alejandro en este segundo trimestre no ha hecho cambios significativos que le permitan modificar sus resultados. Ha continuado distrayéndose continuamente en el aula, trabajando de forma escasa e irregular y sin prepararse las pruebas de evaluación con el tiempo y esfuerzo requeridos. La expresión escrita, así como los conocimientos gramaticales, son los contenidos donde Alejandro muestra mayores carencias. Para superarlas, es fundamental que en el tercer trimestre aplique los cambios que necesita; atención y trabajo bien organizado. De ellos depende de que pueda seguir avanzando”.

Sugerimos:

“Alejandro ha avanzado algunas posiciones durante el trimestre, si bien el enemigo a batir es bastante fuerte y poderoso. Es tan gigante que ha sido capaz de opacar estos resultados mermando y mostrando las flaquezas perversamente organizadas por este. Un ejemplo claro fue cómo empezó a organizar sus cuadernos y avanzar en los estudios, pero una mala jugada de su oponente le hizo retroceder varias posiciones. Durante este próximo trimestre, debemos dotar de nuevas armas a Alejandro, dotándole de munición para seguir luchando. Creemos que le vendrá muy bien el saber reconocer cuando aparece esa malvada inatención. La organización del trabajo es un gran aliado, así como contar con el tiempo suficiente para organizar sus trabajos y realizar esquemas, resúmenes y todos aquellos trabajos que pueda aportarnos que demuestren que esta trabajando como lo hace. Alejandro, eres un luchador, no lo dudes, pero necesitamos aun más de tu fuerza y valor. “

En biología y geología su profesor dice:

“Alejandro manifiesta una conducta muy disruptiva, distrayéndose y distrayendo a sus compañeros todo el tiempo. No hace las tareas de clase ni en inglés ni en español. Es importante que cambie por completo de actitud, para que pueda aprovechar la ayuda que se le brinda”.

Propondría, por ejemplo:

“Estamos muy preocupados por como este gigante distractor esta haciendo mella en la lucha de Alejandro por superar sus resultados. Esta completamente exhausto y necesitamos otros recursos para poder frenar el avance. Creo recordar que en cierta clase utilizó ciertos métodos que fueron muy efectivos durante ese día. Sus logros le ayudaron a mejorar, pero desafortunadamente estos se fueron al traste cuando el distractor volvió a la carga. Estamos seguros de que vamos a encontrar el camino Alejandro, solo hace falta recordar tus momentos de victoria y re membralos. De esta forma hallaremos estrategias de cambio. Ánimo, sigamos adelante.

En Inglés, muy duramente la profesora dice:

“El alumno suspende todas las pruebas de observación directa de clase, así como todos los exámenes. Todo con notas que van del 0 al 2. El nivel del alumno es extremadamente bajo, pero lo fundamental es que no muestra ningún tipo de interés en querer, en querer mejorar, en avanzar, en intentar ser mejor cada día, en ir poco a poco desde el principio. No muestra interés por el estudio ni por la dedicación ni por el esfuerzo. Muestra una actitud totalmente pasiva y con total desinterés. Para evolucionar positivamente, ha de dar un giro radical en su actitud ante el interés, el esfuerzo, el estudio y la atención plena”.

Propondríamos.

"En Inglés la cuestión se ha complicado. A este gigante llamado desatención se ha sumado otro oponente, un pequeño enemigo que convence a los chicos de que no saben inglés. Sabemos que la lucha de Alejandro no es corta y es muy complicada, entendemos que necesitamos aunar muchos esfuerzos, pero necesitamos que ese mismo que logró mejorar sus resultados en aquella ocasión, cuando casi aprobó el examen, muestre su fuerza en combatir a esos enemigos que pueden acabar totalmente con su interés, lo cual sería una catástrofe. Alejandro, tenemos que luchar juntos contra el desinterés y la inatención. Aquí te estamos esperando este próximo trimestre con todos los recursos que te hagan falta. Descansa y recobra fuerzas, la gran batalla final se acerca y tenemos que ganarla. "

En música, su profesora nos dice.

“Alejandro no alcanza los objetivos propuestos para este trimestre. Debe mejorar en la entrega de trabajos y tareas propuestas. En clase se sigue distrayendo aunque ha mejorado un poquito. Para su evaluación se han utilizado diversos instrumentos de calificaciones como pruebas escritas, auditivas, prácticas, tareas y proyectos. Saludos. Carmen”.

Propondría:

En nuestra asignatura, Alejandro “casi” ha logrado los objetivos propuestos. Creo que en esta clase poco a poco vamos logrando doblegar a ese fantasma de la inatención. Quizá de aquí podrían salir herramientas para luchar en otras clases o asignaturas. Creemos que debemos seguir apoyando esa lucha particular, rememorando los aspectos mas significativos “logros” de su paso por nuestra clase. Mucho ánimo Alejandro.

***

Una persona que vive saturada del problema (a lo que contribuyen sus comentarios) al final realiza una narrativa de su vida centrada en eso, el problema. Es como si el problema en si fuera él mismo, incapaz de combatir contra ello, pues el problema satura e invade su existencia. Sus comentarios no son constructivos, pueden dañar y contribuir a que tanto el niño como la familia lleguen a tirar la toalla, pues no ven ninguna señal de mejoría, que seguros las hay, aunque sean diminutas. La prueba es que está en primero de la ESO y no en primaria, y que seguro hay logros positivos.

Invitamos al colegio a:

Ayudarle a identificar su problema, despersonalizarlo y buscar herramientas comunes para identificarlo y aislarlo. Alejandro debe de ser consciente de que el problema es el problema y hay herramientas para combatirlo. Nunca puede sentir que el problema es él. Adolescencia, sentimiento de ser el problema y el cansancio de las soluciones intentadas constituyen una bomba de relojería.

Intentar buscar áreas de mejora y comentarlas con Alejandro, buscar en ellas estrategias y modos de trabajo que ha utilizado en esos momentos. Ayudarle a buscar andamiajes que le ayuden a desarrollar.

Escribir con él y diseñar conversaciones que describan y hagan esa re-autoría. Buscar esos momentos claves, celebrarlos con él.

Estimado profesorado.

Con esta carta no intentamos imponer nada, tampoco es una queja, tan solo una sugerencia. Creemos que las familias con niños y niñas TDAH, necesitamos vivenciar aquellos aspectos en la que la vida de nuestros pequeños mejora, al igual que ellos tienen que sentir y vivir esas mejoras, así como esos triunfos contra un problema que les acosa, Alejandro toda su vida solo ha escuchado lo que hace mal, lo que no sabe, lo que no aprende; es humanamente imposible que nada haga bien. Los aciertos y avances deben de convertirse en una auténtica ceremonia de definición. Por ello, consideramos y sugerimos que estas observaciones deben positivarse, además de ser compartidas con todas las personas implicadas, incluido él.

Atentamente.

JAVIER HERRAIZ SORIANO.