18. jul., 2022

MI TIO JUAN. REMEMBRANZAS.

Tan solo hace unos meses, en una sesión de mi master en terapias narrativas www.aeten.es con mi profesora Mariangels, pude realizar un ejercicio de remembranza o recordar, cuyo objetivo era volver a reconectar, restaurar una relación perdida a través de historias, significantes y significados, que pudieran ayudar a restaurar esta relación con tantos altibajos. Tan solo una conversación de recuerdo, un rato, obró el hecho de recuperar una relación que pienso tan viva como estuvo cuando estabas presente. Vaya este artículo en tu memoria y en todo aquello que vivimos juntos, que no fue poco.

Estas técnica se basa en una indagación para volver a conectar historias perdidas. Se trabaja a partir de conversaciones que surgen con esta persona a través de preguntas e interrogantes, que vuelven a dar sentido y fuerza a esa relación y, así mismo, a nuestra forma de sentirnos después de esta.

...al vernos a través de los ojos llenos de cariño de aquellos que nos han cuidado, la vida se hace más fácil de vivir.... al encontrar maneras de asistir a otros para que se mantengan conectados con aquellos que perdieron, esperamos que se sientan un poco mas acompañados en su caminar hacia el futuro. (Wingard, 2001a, pp. 43–44)

MI TIO JUAN.

En un principio, pudimos conectar con una situación que en este momento me invade (en aquel momento en el master) una sensación de desarraigo sobre mis orígenes y mi sitio. Durante el desarrollo de mi dinámica del árbol de la vida, ya había podido experimentar una conexión entre una historia de viajes, exilios y movimiento en mi familia, con esa sensación que vivía conmigo, que había caracterizado mi forma de ser y que me había movido a buscar otros lugares, otros hogares que compartí con mi pareja y con mi familia, que a su vez me alejan cada vez más de donde nací y de donde están mis orígenes.

Y si hay algo en esa conversación que empezó a unirme a ti, es precisamente cuando surge la pregunta de que quien de tu pasado cercano o de tu presente entendería lo que sientes o es importante para ti en este momento.

Si existe alguien que influyó de manera decisiva en eso fuiste tu. Apostados en los balcones mi hermano y yo esperábamos impacientes tu llegada desde Barcelona, era ahí donde llegabas tu y el resto de personas con sus furgonetas, perros, instrumentos y menajes de teatro. Playas, desenfreno y, sobre todo, historias de otros mundos que se agolpaban en mi cabeza y me conectaban con ese otro yo que quería ser, con esa persona que empezaba a soñar en ir mucho mas allá del horizonte.

Conectamos en la música si, pero mas que en ella sobre todo en la forma de ver la vida, donde aprendíamos que no existían las fronteras y que, sin lugar a dudas, el pensamiento era mas importante que cualquier cosa material... Aprendimos mucho desde Inglaterra, Alemania, Barcelona...

Sabes, recordando esto he vuelto a dar importancia a lo que verdaderamente siento y ver lo importante que es para mi este andar continuo. Empiezo a entender que esto no es fruto de la casualidad, que el hecho de nacer en un punto de unión entre Almería, Valencia y Madrid, que a su vez se conectaba con Barcelona, con Moscú, con Paris, con Méjico, contribuyo a construir mi historia errante, una historia que mas que suelo tiene sueños y que esos sueños suelen estar basados en recuerdos personales mas que terrenales. Ahora esos sueños están amarrados a una multitud de lugares perdidos entre España, Honduras, Colombia... Todos esos sitios que visité y que formaron parte de mi ser. Mi vida, irremediablemente unida a Latinoamérica, late y se funde en aguas caribeñas, recibe besos y abrazos continuamente de ella, encarnada en la familia que me rodea...

Pasaron los años y quisiste volver... Mala decisión para un vencejo la de posarse en el suelo. El amor y la añoranza pudieron contigo. Pero una parte de ti decidió no postrarse en el suelo, y mostró contradicción con la otra, generando una singular forma de ser, muchas veces no comprendidas por nadie, ni siquiera por nosotros. Muchas veces tus contradicciones hicieron tanta mella en tu carácter que te pasaron factura, ignorando a aquellos y aquellas que para nosotros eran tan importantes. Sin duda solo podemos entender a quien escuchamos, quizá nos faltó eso. Quizá también te falto escuchar a tu hermana, quien lejos de ti siguió viviendo en aquel sitio que en su día te vio partir.

De vez en cuando nos veíamos y podíamos disfrutar en conversaciones sobre más allá del horizonte, sobre aventuras pasadas, construyendo nuevas realidades. Acompañarnos con una caja de cerveza, fue todo un ritual que junto a mi hermano y nuestra madre, tu hermana, compartimos sobre otros horizontes. El viajero no siempre lleva maletas, lo importante no es lo que llevas, lo importante son las respuestas con las que regresas.

Y ahí es donde fui y fuimos importantes. Creo que fuimos importantes en hacerte sentir vivo en esos momentos, escuchado hasta que las cervezas hacían mella y tu yo ausente peleaba incesantemente con el otro vencejo incapaz de remontar vuelo. Y así pasaron muchas veladas, llenas de conversaciones estimulantes, rocambolescas y en ocasiones poco comprensibles. Pero estuvieron y de ellas aprendiste tú y nosotros.

Fuimos importantes para ti, no solo como sobrinos sino como portadores y testigos de ese pasado que volvía cada vez que nos encontrábamos.

Y es por ello que volvemos a encontrarnos Juan, porque la muerte no es sino un cambio físico, un cambio en la propia presencia de las personas, ya que las historias están ahí, existen, podemos contarlas cuantas veces queramos. Y serán esas historias las que fortalezcan, junto a las de otros y otras, nuestro sentido de la vida, nuestro sentido de comunidad, nuestra fuerza de ser y, de una forma u otra, estas conexiones nos ayudan a explicar nuestra propia existencia.

Sirve esta conversación para fortalecer vínculos y sentir en aquellos que nos cuidaron, la fuerza y la explicación de nuestro ser y nuestra forma de ser.

No, no sigues vivo en nuestros corazones Juan. Sigues vivo en cada momento de nuestra vida porque formas parte de ella. Nos vemos pronto. Un abrazo.